Todos Coupat, todos culpables - Alain Brossat (2009). Este breve trabajo de Alain Brossat plantea el affaire Coupat como una suerte de revulsivo que ha sacado a la superficie las muchas miserias que atraviesan el espacio público francés (aunque podría aplicarse –imagino- a cualquier otra formación social): desde los miedos fingidos o reales –aunque previsibles- de los gestores del Capital hasta las lamentables contradicciones y la hipocresía, consciente o inconsciente, de los intelectuales de la izquierda radical. Unos y otros habrían contribuido, según su autor, a vaciar de sentido la propuesta de los chicos de Tarnac y a hacer ilegible un texto tan corrosivo –y, en efecto, tan potencialmente peligroso- como La insurrección que viene.